Contenido débil: Qué es, cómo detectarlo y cómo mejorarlo para el SEO

contenido debil seo

Aunque la creación de contenido en un sitio web puede tener grandes efectos sobre el posicionamiento orgánico, no todos los contenidos reúnen las características y estándares de calidad necesarios para ser bien rankeados en los motores de búsqueda. Cuando tenemos un contenido que no cumple con estos criterios y, por tanto, tiene una baja calidad, hablamos de un contenido débil. En este artículo te contamos más en detalle qué es el contenido débil, sus características, cómo detectarlo en tu web y, lo más importante, cómo mejorarlo para optimizar su rendimiento en términos de SEO.

Qué es el contenido débil

El contenido débil se refiere a aquellas páginas o publicaciones dentro del sitio web que no aportan valor significativo al usuario. Este tipo de contenido suele ser superficial, estar mal redactado y carecer de información relevante o útil. Los motores de búsqueda como Google valoran la calidad del contenido porque su principal objetivo es proporcionar a los usuarios la mejor y más relevante información posible. Por lo tanto, el contenido débil es penalizado en los rankings de búsqueda.

Características del contenido débil

El contenido débil puede identificarse por una serie de características o carencias:

Escasa longitud

A menudo, la extensión de los textos es demasiado corta y no se profundiza adecuadamente en el tema. Hay que tener en cuenta que el usuario navega en Google y va entrando en diferentes resultados hasta dar con aquel que resuelva mejor su necesidad, consulta o intención de búsqueda. Por ello, los textos deben tener la extensión suficiente que permita darle las respuestas que anda buscando.

Ojo, esto no significa que ningún texto breve pueda posicionar. Hay muchas ocasiones en los que los contenidos deben ser concisos, ya que la búsqueda que se pretende resolver así lo requiere.

Por ejemplo, si el usuario busca «dónde está Nápoles», la consulta se resuelve mucho mejor con un mapa que con una explicación de texto detallada, por lo tanto, en este caso no será necesario un contenido extenso.

Lo mismo ocurre con búsquedas como «pedir cita online médico», ya que el usuario no busca leer un texto sobre cómo pedir cita, sino poder reservar cita en el médico lo más rápido posible y, para ello, lo que más satisface la necesidad es proporcionarle el sistema o formulario de solicitud.

Contenido duplicado

El contenido duplicado es aquel que es una copia exacta o muy similar al que ya existe en otras páginas, tanto de tu web como de otros sitios. El contenido duplicado dentro de tu web puede generar canibalizaciones, que es cuando Google penaliza tus contenidos duplicados al no saber identificar el contenido principal.

El contenido plagiado de otras webs, aunque no penaliza como tal, se considera contenido débil porque Google siempre prioriza el contenido original, aquel que fue creado en primer lugar. Por lo tanto, si copias contenido de otras webs, tu contenido lo tendrá francamente difícil para posicionarse.

Contenido de relleno

El contenido de relleno, ese texto que se escribe solo para llenar espacio y que no aporta valor real, es otra muestra de debilidad del contenido. Al no responder a la intención de búsqueda, el usuario preferirá indagar en otros resultados de Google que sí ataquen de forma más precisa y certera su consulta, ofreciéndole información satisfactoria.

Falta de originalidad

Por mucho que tu contenido sea útil y de creación propia, si la información no ofrece una perspectiva nueva o un enfoque único que las demás webs no ofrezcan, también puede ser calificado como débil.

Cuando se trata de posicionar textos en un sector de alta competencia, es necesario crear contenidos que destaquen aportando ideas innovadoras, puntos de vista alternativos y ejemplos o casos específicos.

Baja calidad de redacción

Otros factores que influyen en el contenido débil son: cometer errores ortográficos o gramaticales, escribir con falta de coherencia y cohesión, la pobreza de estilo o la escasez semántica. Este tipo de fallos o deficiencias inspiran poca confianza o credibilidad y, por tanto, no gustan a Google, ya que tienen menor capacidad de retención del usuario.

Cómo detectar el contenido débil dentro de tu web

Identificar el contenido débil es crucial para mejorar la calidad general de tu sitio web. Aquí hay algunas estrategias para detectar este tipo de contenido:

  1. Análisis de métricas de usuario: Utiliza herramientas como Google Analytics para examinar métricas clave, como la tasa de rebote, el tiempo en página y las páginas por sesión. Páginas con alta tasa de rebote y bajo tiempo en página suelen indicar contenido poco atractivo o irrelevante.
  2. Revisión de contenido: Realiza una auditoría exhaustiva de tu contenido. Examina cada página para evaluar su longitud, originalidad, calidad de información y estructura. Esto te ayudará a identificar contenido que necesita mejoras o eliminaciones.
  3. Comparación con la competencia: Analiza el contenido de tus competidores que está bien posicionado. Esto te puede dar una idea de los estándares de calidad que debes alcanzar o superar.
  4. Uso de herramientas de SEO: Herramientas como SEMrush, Ahrefs y Moz pueden ayudarte a identificar páginas con bajo rendimiento en términos de tráfico y ranking. También pueden señalarte problemas específicos, como contenido duplicado o falta de palabras clave relevantes.
  5. Feedback de usuarios: Los comentarios y las críticas de tus usuarios pueden ser una fuente valiosa de información sobre la calidad de tu contenido. Presta atención a las sugerencias y quejas para identificar áreas que necesitan mejoras.

Consejo PRO para identificar y corregir contenido débil

Si quieres detectar contenido débil de forma rápida y eficiente para poder mejorarlo, sigue los siguientes pasos:

  1. Accede a Google Search Console.
  2. Ve a «Rendimiento» y ajusta el periodo de tiempo a los últimos 16 meses.
  3. Exporta los datos a Google Sheets.
  4. Elimina las filas que tengan más de 100 clics.
  5. Ordena la tabla por número de impresiones.
  6. Aplica el formato condicional en la columna CTR para identificar rápidamente el rendimiento (menos del 1% en ROJO; entre 1% y 2% en NARANJA; y más del 2% en VERDE).
  7. Añade columnas para registrar el estado de antigüedad, las consultas asociadas, la verificación de posición promedio y el enlace de GSC.
  8. Para cada URL con pocos clics, evalúa su antigüedad (6, 12, 18 meses) y asigna este dato en la columna correspondiente. Estima la antigüedad desde la primera vez que se detectó una posición promedio.
  9. En la pestaña de consultas de GSC, revisa la tabla hasta el final y anota el número de filas en tu columna de «Consultas asociadas».
  10. Observa la línea de posición promedio a lo largo del tiempo. Si muestra rupturas, señálalo en tu hoja.
  11. Copia el enlace del Search Console de cada URL a tu hoja de cálculo.

Indicadores críticos

  • URLs con más de 12 meses de antigüedad, CTR inferior al 1%, pocas impresiones y menos de 100 consultas.
  • Cualquier página con una línea de posición promedio rota, menos de 10 clics, un CTR bajo con más de 6 meses de historia y bajo volumen de consultas asociadas. Estas páginas suelen tener dificultades para ganar tracción.
  • URLs con más de 16 meses de historia, menos de 100 clics, CTR bajo y pocas consultas asociadas.

Acciones para mejorar el contenido débil

🔍 Analiza el perfil de consulta de la URL. Si las principales consultas por clic/impresión no son relevantes o son demasiado genéricas, es poco probable que el contenido gane tracción.

🔍 Verifica el puntaje de la página para su consulta principal en 𝘐𝘕𝘓𝘐𝘕𝘒𝘚 y realiza una auditoría del contenido para evaluar las puntuaciones de rendimiento NLP/Temático.

🔍 Evalúa la cantidad de enlaces internos. Una página con pocos enlaces internos probablemente tendrá dificultades para avanzar.

🔍 Identifica si hay otras páginas compitiendo por consultas similares, lo que podría resultar en canibalización de contenidos.

Si el contenido es débil, antiguo y muestra una línea de posición promedio rota: mejóralo o elimínalo. Si se necesita que el contenido siga estando disponible, usa la etiqueta Meta-Robots Noindex, Follow.

Cómo mejorar el contenido débil para impulsar su posicionamiento

Una vez que hayas identificado el contenido débil en tu sitio web, el siguiente paso es mejorarlo. Aquí hay algunas estrategias efectivas para hacerlo:

  1. Añadir valor: Asegúrate de que cada pieza de contenido aporte valor a tus lectores. Esto puede incluir la adición de datos relevantes, estadísticas, estudios de caso, citas de expertos y cualquier información que haga que tu contenido sea más completo y útil.
  2. Aumentar la longitud: Aunque la cantidad no siempre significa calidad, en muchos casos, ampliar un artículo puede ayudarte a cubrir el tema en mayor profundidad. Asegúrate de que la información adicional sea relevante y útil.
  3. Mejorar la redacción: Revisa y edita tu contenido para eliminar errores gramaticales y mejorar la coherencia y cohesión. Una redacción clara y atractiva es esencial para mantener el interés del lector.
  4. Optimizar con palabras clave: Revisa tus palabras clave y asegúrate de que están adecuadamente integradas en tu contenido. Evita el keyword stuffing y opta por una integración natural de las palabras clave.
  5. Actualizar información: La información obsoleta puede hacer que tu contenido sea menos valioso. Revisa y actualiza regularmente tu contenido para asegurarte de que sigue siendo relevante y preciso.
  6. Añadir multimedia: Incorporar elementos multimedia como imágenes, videos, infografías y gráficos puede hacer tu contenido más atractivo y fácil de entender. Esto no solo mejora la experiencia del usuario, sino que también puede aumentar el tiempo que los usuarios pasan en tu página.
  7. Estructurar adecuadamente: Utiliza subtítulos, listas y párrafos cortos para hacer tu contenido más fácil de leer y escanear. Una buena estructura también ayuda a los motores de búsqueda a entender mejor tu contenido.
  8. Incluir enlaces internos y externos: Los enlaces internos pueden ayudar a los usuarios a encontrar más información en tu sitio, mientras que los enlaces externos a fuentes de alta calidad pueden mejorar la credibilidad de tu contenido.

Conclusión

El contenido débil puede ser un gran obstáculo para el éxito de tu sitio web en términos de SEO. Sin embargo, con una detección cuidadosa y un enfoque estratégico para mejorarlo, puedes transformar contenido mediocre en recursos valiosos que no solo atraerán más tráfico, sino que también mejorarán la experiencia del usuario y, en última instancia, la conversión. Recuerda, la clave está en proporcionar valor genuino y asegurarte de que tu contenido está alineado con las necesidades y expectativas de tu audiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice
Scroll al inicio