Factores SEO: ¿Qué es lo más importante para el posicionamiento en Google?

factores seo

Uno de los secretos mejor guardados de Google es sin duda el de los factores que tiene en cuenta para clasificar los resultados en el ranking del buscador. Los factores SEO o factores de posicionamiento SEO, además, han evolucionado a lo largo del tiempo y lo siguen haciendo día a día, pues con cada actualización, el algoritmo de Google va cambiando y perfeccionando los criterios para posicionar contenidos.

Esto hace tremendamente difícil, incluso para los expertos SEO más versados, conocer con exactitud cómo funciona el motor de búsqueda, pues cualquier conocimiento o certeza que se tenga puede, de la noche a la mañana, dejar de ser válido a causa de las modificaciones introducidas por los Google Core Updates, que además son cada vez más frecuentes.

Sin embargo, Google ha ido desvelando con el paso de los años algunos de los factores más importantes que influyen en el posicionamiento de un sitio web y sus páginas. Además, la comunidad SEO, a través de sus análisis, también genera constantemente pruebas o indicios sobre cuáles son las claves más relevantes para una buena optimización SEO.

A continuación explicamos uno a uno los factores SEO que, a día de hoy, se consideran los más importantes para el posicionamiento. Para ello nos hemos basado en las propias directrices y comunicaciones de Google, pero también en el consenso existente dentro la comunidad de especialistas en SEO.

Factores de posicionamiento SEO directos o indirectos

Cuando hablamos de factores que influyen en el posicionamiento web podemos referirnos a dos tipos diferentes, los directos y los indirectos.

Factores directos

Los factores de posicionamiento SEO directos son aquellos que están presentes como tal en el algoritmo de Google y, por tanto, tienen un peso o influencia directa a la hora de establecer la posición de una página en los resultados del buscador.

Factores indirectos

Los factores de posicionamiento indirectos son aquellos que no forman parte explícita del algoritmo de Google, pero que, como se deriva de todos los estudios realizados hasta el momento en el mundo del SEO, han demostrado ser importantes para el posicionamiento. En otras palabras, son factores que influyen en la mejora de una web para obtener mejores resultados en los factores directos.

¿Por qué es importante esta distinción?

Diferenciar entre estos dos tipos de factores es importante porque, en muchos casos, nuestra capacidad para optimizar y maniobrar está, sobre todo, en los factores indirectos.

Por ejemplo: tener un sitemap bien optimizado no es un factor de posicionamiento en sí mismo, pero sí es un elemento que hace que los bots de Google puedan rastrear correctamente la web. Por tanto, aunque no es un factor de posicionamiento directo, el estado del mapa del sitio es un factor indirecto y una práctica recomendada en SEO, especialmente en proyectos que cuentan con una elevada cantidad de URLs o imágenes.

¿Cuáles son los factores de posicionamiento SEO más importantes?

Como la optimización de sitios web debe ejercerse muchas veces sobre los factores de posicionamiento indirectos, en el siguiente listado mencionamos factores de ambos tipos. Los establecemos en el orden de importancia que, en nuestra experiencia, deberían ser priorizados o atendidos dentro de la estrategia SEO:

  1. Resolución de la intención de búsqueda
  2. Contenido de calidad que cumpla las 4 U
  3. Arquitectura web optimizada
  4. Indexabilidad de las URL
  5. UX (experiencia de usuario)
  6. Mobile First Index (MFI)
  7. Web Performance Optimization (WPO) y Core Web Vitals (CWV)
  8. Seguridad del sitio web
  9. SEO branding (SEO de marca)
  10. Headings (encabezados)
  11. Enlazado interno
  12. Rich snippets (fragmentos enriquecidos)
  13. Tráfico de la web
  14. Tener un blog o un hub de contenidos
  15. Optimización de imágenes
  16. CTR (Click Through Rate)
  17. Crawl Budget
  18. Perfil de empresa en Google (SEO local)
  19. Contenido EEAT
  20. Perfil de construcción enlaces (linkbuilding)
  21. Contenido actualizado
  22. Optimización del Sitemap
  23. URLs amigables
  24. Canonicals
  25. Nombre de dominio
  26. Antigüedad del dominio y/o URL
  27. Autoridad de la web
  28. Uso óptimo de metatitles
  29. Configuración adecuada de etiqueta Hreflang
  30. Archivo Robots.txt
  31. Social signals (señales sociales)

Como puede ver, son muchos los factores SEO a tener en cuenta y, según las características y proporciones del proyecto, el orden de importancia puede cambiar.

Todos los factores SEO importantes, explicados uno a uno

1. Resolución de la intención de búsqueda

Google quiere, por encima de todo, que los usuarios estén contentos con lo que encuentran en el buscador. Y eso pasa necesariamente por darles exactamente lo que quieren o necesitan en base a la consulta realizada. Esto, como posiblemente ya sepas, se llama intención de búsqueda, y es el factor SEO más importante de todos. Si tu contenido es el que mejor resuelve esa necesidad del usuario, entonces tendrás altas posibilidades de posicionarte entre los primeros resultados.

Un apunte importante: satisfacer la intención de búsqueda no significa necesariamente ofrecer el contenido más extenso. Hay búsquedas de los usuarios que se resuelven mejor y más rápidamente con un texto breve, una infografía, un vídeo o incluso un podcast.

Por ejemplo, ante la búsqueda «cómo dibujar con carboncillo», el usuario preferirá un vídeo tutorial antes que un extenso texto explicativo. Lo mismo pasa con alguien que quiere consultar el tiempo que hará mañana en un lugar específico o saber qué edad tenía Napoleón al morir: son búsquedas que se resuelven con una información muy parca y concisa.

A la hora de enfocar un contenido a una intención de búsqueda, es necesario realizar antes un análisis de la intención, pues hay búsquedas que pueden ser ambiguas o confusas. Por ejemplo, si el usuario busca «socorrista madrid», puede que pienses que la intención es encontrar y contratar a un socorrista. Pero si realizas esa búsqueda en Google, te darás cuenta, a juzgar por los resultados, de que el buscador prioriza contenidos centrados en ofrecer empleos de socorrismo.

Esto sucede así porque Google ha detectado que la mayoría de las personas que buscan «socorrista madrid» son socorristas que están buscando trabajo. Por tanto, es muy importante analizar bien a qué se refiere una determinada consulta. No debes descartar que, en ciertos casos, la misma búsqueda pueda tener varias intenciones, ya que hay términos que son polisémicos y pueden ser utilizados por usuarios con diferentes propósitos o necesidades.

Además de hallar qué es lo que busca exactamente el usuario al realizar una consulta, es importante también clasificar las intenciones según el tipo de contenido general que espera encontrar. Actualmente, las intenciones (y sus palabras clave asociadas) se dividen en cinco tipos fundamentales:

  • Informacionales: el usuario busca información para resolver una duda.
  • Navegacionales: el usuario quiere encontrar una web o una parte de una web en particular.
  • Comerciales: el usuario busca información sobre marcas, productos y/o servicios para comparar y descubrir opciones que puedan satisfacer sus necesidades.
  • Transaccionales: el usuario quiere comprar un producto o contratar un servicio y hay muchas probabilidades de que lo haga tras realizar la búsqueda.

2. Contenido de calidad que cumpla las 4 U

De la mano de la intención de búsqueda va el propio contenido, el factor SEO que se lleva la plata en este ranking. Más allá de resolver la intención, este debe ser capaz de cumplir las expectativas del usuario. Es decir, no basta con darle lo que quiere de una manera básica, ya que ante la abundancia de opciones de internet, las personas exploramos, investigamos y nos quedamos con aquello que más nos convence o seduce.

Por tanto, nuestro contenido no solo debe ajustarse a la intención de búsqueda, sino que debe resolverla mejor que el contenido de nuestros competidores. Para conseguir esto, en Seonube hemos establecido lo que definimos como las 4 U del contenido SEO: utilidad, unicidad, usabilidad y ubicabilidad.

Para que nuestro contenido destaque frente al resto de alternativas del mercado, debe ser útil (ofrecer la solución que busca el consumidor), único (ser original, fresco y distinto al contenido ofrecido por otras empresas), usable (presentarse de una manera lógica, clara y fácil de consumir) y ubicable (ser fácil de encontrar y navegar).

3. Arquitectura web optimizada

El bronce de nuestro podio de factores de posicionamiento SEO se lo lleva la arquitectura web. Está relacionado con los dos últimos puntos de las 4 U que comentábamos. Afecta a la usabilidad porque una arquitectura web bien estructurada y planteada favorece que los usuarios naveguen por nuestro sitio de una forma más cómoda, intuitiva y fluida.

Y también se relaciona con la ubicabilidad porque una arquitectura óptima es esencial para que tanto Google como los usuarios encuentren fácilmente los distintos contenidos de nuestra web, especialmente aquellos que resultan clave para nuestro negocio.

4. Indexabilidad de las URLs

De nada sirve una web con una contenido excelso, una estructura efectiva o un diseño atractivo si no es indexable en los motores de búsqueda. Aunque no es un factor SEO que vaya a hacer que tus contenidos se posicionen por encima de la competencia, sí es un factor elemental para que Google pueda incluirlos entre sus resultados de búsqueda. Este es el motivo de que hayamos colocado tan alto este punto.

Aunque en teoría es un paso básico dentro del SEO, un gran porcentaje de sitios web siguen sin tener bien configurada la web para que los contenidos que se pretenden posicionar sean indexables. Y al revés: muchas web pecan de poner como indexables contenidos que no deberían serlo, dando lugar a contenido duplicado y canibalizaciones negativas.

Esto pasa cuando dos URL tienen un contenido idéntico o muy similar, enfocado de la misma manera, y uno no incorpora nada nuevo respecto al otro. En estos casos, Google termina por no saber cuál de los dos contenidos es el prioritario, con lo cual ninguno de los dos se posiciona como debería.

5. UX (experiencia del usuario)

El término user experience (UX) hace referencia a la percepción de una persona sobre el funcionamiento de una web. Aunque no es un factor de posicionamiento directo, desde Seonube hacemos mucho hincapié en la importancia que tiene para el SEO, ya que repercute en muchos aspectos y métricas que sí son importantes para Google.

El 88% de los consumidores online afirma que no volvería a una página en la que ha tenido una mala experiencia de usuario. Esto da una idea de la relevancia de optimizar todos los elementos que influyen en cómo se siente el usuario al navegar e interactuar con una web. Algunos de estos elementos son la velocidad de carga, la limpieza gráfica, la adaptación al dispositivo o la ausencia de errores en la navegación.

6. Mobile First Index (MFI)

Google anunció el cambio a Mobile First Indexing en 2016. Desde entonces, lo han ido implementando progresivamente en todas las webs y se ha convertido en uno de los factores de posicionamiento SEO más importantes.

Mobile First Index significa que Google indexa una página web basándose en su versión para móviles y tabletas. El buscador tomó esta decisión cuando el número de búsquedas realizadas desde smartphones superó a las efectuadas desde ordenador de escritorio.

De esto se deriva que tener la web adaptada a teléfono móvil es incluso más importante que tenerla para preparada para PC, ya que Google prioriza aquellas webs que están optimizadas para dispositivos móviles.

Entre los elementos que influyen en este factor están la adaptación del diseño web a las exigencias de uso en pantallas de smartphone y tablet y la optimización de la experiencia de usuario (menús, navegación, interacción…) o de la velocidad de carga en este tipo de dispositivos.

7. Web Performance Optimization (WPO) y Core Web Vitals (CWV)

La carga de los elementos en una web cuando se hace clic, scroll y, en general, cuando se navega, es otro de los principales factores SEO que debemos destacar en este listado. El rendimiento y la velocidad a la que se produce la carga y la fluidez con que una web muestra su contenido a los lectores es un tema prioritario para Google, ya que influye directamente en la experiencia de usuario.

La forma en que Google mide y evalúa este tipo de aspectos se resumen en las Core Web Vitals (CWV). Estas métricas creadas por Google miden la velocidad de carga, la interacción con el usuario y la estabilidad visual de los elementos que conforman las páginas web.

El trabajo consistente en mejorar estas métricas se llama Web Performance Optimization, más conocido por sus siglas, WPO, y constituye una de las áreas que no pueden descuidarse si se aspira a maximizar las probabilidades de éxito de cualquier estrategia SEO. Además, hay que tener en cuenta que Google se enfoca en los resultados de WPO en móviles a la hora de evaluarla y posicionarla en el buscador.

8. Seguridad del sitio web

En este caso, tampoco estamos ante un factor de SEO directo, pero sí se trata de un requisito fundamental para que debe tener tu web para contar con la confianza de Google. Son varios los elementos que afectan a la configuración de seguridad de un sitio.

Lo más importante es tener el protocolo seguro de transferencia de hipertexto, más conocido como HTTPS. El otro punto esencial es habilitar un certificado SSL válido que permita una adecuada transferencia de datos cifrados entre el navegador y el servidor web.

9. SEO branding (SEO de marca)

Otro factor de posicionamiento SEO indirecto pero que no podía quedarse fuera de los 10 primeros de nuestro TOP. De hecho, en ciertos sectores, especialmente en aquellos donde la competencia es muy potente, es posible que hubiéramos puesto este factor entre los 5 primeros. Contar con una marca líder con una alta popularidad es sin duda una de las cosas que puede aupar tu web hasta los primeros escalones de Google.

El SEO branding, por tanto, debe formar parte de cualquier estrategia dirigida a crecer orgánicamente, no solo por el potencial que esto tiene para el posicionamiento, sino también porque una marca atractiva y de prestigio se traduce en una mejora de las conversiones, que al final es el objetivo final de cualquier negocio.

Dentro del SEO de marca existen diversas acciones que pueden llevarse a cabo, pero hay dos que destacan por su rendimiento a la hora de captar tráfico de calidad. Una consiste en conseguir que tu marca se vincule a intenciones de búsqueda genéricas.

Se trata de potenciar de tu marca lo suficiente para que la gente acabe buscando productos añadiendo el nombre de tu marca (por ejemplo: «sudaderas adidas»). Logrando esto siembras el terreno para que Google te acabe posicionando en las búsquedas genéricas que no contienen tu marca («sudaderas»).

10. Headings (encabezados)

Pese a los increíbles progresos de Google en la comprensión de los textos, todavía requiere de los headings para acelerar el proceso de asimilación. Este punto entra dentro de nuestro TOP 10 de factores de posicionamiento SEO por experiencia propia: casi siempre hemos obtenido mejores resultados cuando hemos dedicado esfuerzo a la optimización de los H que cuando no lo hemos hecho. Por lo tanto, consideramos que usar palabras clave en los encabezados es todavía una práctica esencial en el SEO.

Además, la importancia de optimizar los encabezados o headings de tus contenidos va más allá de la mera presencia de las palabras clave en ellos. No debemos olvidar que los encabezados son un elemento clave para la estructuración del contenido, la facilitación de la lectura y, en definitiva, la experiencia de usuario. En este sentido, podemos decir que se trata de un factor que afecta por partida doble al posicionamiento orgánico.

11. Enlazado interno

Tener un buen enlazado interno no solo es uno de los factores SEO primordiales, sino que nos atrevemos a decir que cada vez va a ser más importante. El linkbuilding interno ayuda a mejorar la navegación del usuario y el rastreo de Google, lo cual contribuye a detectar nuevas URLs más rápido, mejorar la indexación y, en última instancia, el posicionamiento.

Cuando decimos un «buen enlazado interno», nos referimos una estructura de enlaces que sea realmente efectiva y útil para el usuario. No por poner más enlaces vas a posicionarte mejor. Los enlaces deben tener sentido y ser coherentes con los múltiples recorridos que el usuario puede tomar en la lectura o consumo de los contenidos.

Debes tener en cuenta también que existen muchos tipos de enlazado interno. El menú principal y el footer son formas de enlazado interno. También están los enlaces contextuales (los que se colocan dentro de un párrafo rodeados por contenido que los contextualiza), los call to actions (botones que invitan a hacer clic) o los enlaces en imágenes. Los clusters SEO son otra estrategia en alza para optimizar el enlazado.

Usando cada una de estas opciones de manera apropiada para aumentar el tráfico de calidad hacia las distintas URLs consigues que Google también considere relevantes esas URL, lo cual repercute positivamente en el posicionamiento.

12. Rich snippets (fragmentos enriquecidos)

Los fragmentos enriquecidos son a día de hoy muy importantes en una estrategia de posicionamiento. Los rich snippets no solo son una palanca para que Google interprete mejor tu contenido, sino que además aportan mayor visibilidad en los resultados de búsqueda y mejorar considerablemente el CTR.

Entre los variados tipos de rich snippets que existen, hay algunos que resultan fundamentales para ciertas tipologías de webs. Por ejemplo, en el los ecommerce, el marcado de datos estructurados «Product» en las páginas de producto es muy importante, al igual que el marcado “LocalBusiness” en los negocios locales.

13. Tráfico de la web

El tráfico de una web es uno de los factores que más da que hablar entre los profesionales del SEO, pues es un tema de debate constante y sigue habiendo muchas dudas respecto a su influencia real en el posicionamiento. Para nosotros, debe estar muy alto en la lista porque la experiencia nos dice que, a mayor tráfico, más facilidad tiene un contenido para posicionarse.

Esto se ve una y otra vez cuando un determinado contenido se viraliza en redes sociales, lo cual tiene un impacto directo en el posicionamiento orgánico. Aunque es cierto que Google solo puede tener en cuenta el tráfico que llega desde su propia plataforma o desde Youtube (que es propiedad suya), los datos nos han mostrado en diversas ocasiones cómo un aumento en el tráfico vía redes sociales enlaces externos ha ido acompañado de una mejora en el posicionamiento.

14. Tener un blog o un hub de contenidos

Tener un blog bien trabajado o, yendo un poco más allá, crear un hub de contenidos, es sin duda una de las estrategias que permiten aumentar el rendimiento de las webs para SEO. Aunque no es imprescindible para estar bien posicionado en las palabras clave más comerciales o transaccionales, sí lo es si con nuestra estrategia pretendemos atacar búsquedas más informativas.

A poco que tu sector tenga algo de competencia, tener un blog o un content hub bien estructurado en el que se publique de manera periódica es fundamental para captar tráfico, generar confianza en el consumidor, aumentar la relevancia de la marca y diferenciarse de la competencia con contenido fresco y actualizado.

Además, un blog es esencial en proyectos en los que el mercado todavía no está maduro y la demanda transaccional es escasa. Esto ocurre, por ejemplo, en startups en las que el producto o servicio que se ofrece es innovador y, por tanto, todavía no es conocido ni se busca en Google.

Gracias a un blog, es posible generar visitas con artículos enfocados a palabras clave informacionales que hablen de problemas que tiene el buyer persona o potencial comprador, para luego guiarlo hasta la solución mediante call to actions.

15. Optimización de imágenes

La optimización de imágenes es quizá uno de los factores SEO más descuidados en la relación entre la importancia que tiene y la atención que se le presta. No hay que olvidar que una gran parte de las búsquedas que se realizan en el buscador se hacen en Google Imágenes.

Es por ello que una buena optimización de las imágenes puede generar una enorme cantidad de tráfico. En ciertos sectores y nichos, de hecho, las imágenes pueden representar una proporción mayoritaria de los visitantes que llegan al sitio web.

Para optimizar imágenes para SEO no basta con utilizar correctamente la etiqueta ALT. Utilizar la palabra clave en el nombre del archivo y en la URL también es de suma importancia. Además, hay que ajustarlas en tamaño según el espacio de la web que vayan a ocupar, comprimirlas en peso para que no ralenticen la web y utilizar un formato adecuado según el tipo de imagen y e luso que se vaya a hacer de la misma (PNG, JPG, WEBP, SVG, etc.).

Y recuerda: si realmente quieres posicionarte en Google Imágenes, debes también dedicar tiempo a la confección y edición de las ima´genes. Por muy optimizadas que estén para SEO, una imagen de relleno que no aporta nada al contenido o que no se ajusta a la intención de búsqueda no se posicionará. Google emplea la misma lógica a la hora de mostrar imágenes: premia aquellas que realmente interesan al usuario, le aportan valor y resuelven su consulta.

16. CTR (Click Through Rate)

El CTR es un valor que mide la proporción de usuarios que eligen hacer clic en tu resultado en las SERP de Google respecto a la cantidad de veces que el buscador muestra dicho resultado. Como en casos anteriores, el CTR no es un factor de posicionamiento directo, pero sí un factor indirecto que tiene un impacto en elementos clave para el algoritmo de rankeo de Google.

Aunque desde Google han hecho hincapié varias veces en que el hecho de que los usuarios cliquen de manera preferente en un resultado no comporta necesariamente que este se vaya a posicionar mejor, la realidad es que un CTR alto conlleva un incremento del tráfico respecto a otros competidores, lo cual, siempre que el contenido cumpla con su competido y resuelva la intención de búsqueda, sí lleva a escalar posiciones.

Por lo tanto, el CTR es nos parece un factor que, con una dedicación mínima en cuanto a tiempo (es relativamente sencillo optimizar los titles y metadescripciones para aumentar el CTR), puede producir grandes resultados en SEO.

17. Crawl Budget

El crawl budget se traduce como «presupuesto de rastreo» y es el tiempo que Google asigna a sus robots para que revisen un sitio web. La duración del rastreo varía según la autoridad del sitio web, su accesibilidad, calidad y velocidad de carga.

A mayor crawl budget, normalmente, mejor posicionamiento. Sin embargo, no todos los proyectos disponen del mismo presupuesto de rastreo, por lo que es importante optimizarlo para que los bots se fijen de forma prioritaria en aquellas páginas que son más relevantes para el negocio o el proyecto, sobre todo en aquellas webs en las que hay una cantidad muy grande de URLs.

18. Perfil de empresa en Google (SEO local)

Si tu negocio opera de forma local, especialmente en los casos en los que la actividad de venta se realiza en un establecimiento físico, tener un Perfil de Empresa en Google bien optimizado es un factor de posicionamiento que debes priorizar.

Para ello, tu ficha de negocio en Google debe contener toda la información comercial posible para que el consumidor pueda conocerte mejor y visitar tu web desde el perfil local. Algunos sectores en los que es muy beneficioso contar con un perfil de empresa completo y actualizado son la restauración, los alojamientos, las inmobiliarias, el comercio minorista, las peluquerías y centros de estética o el ocio nocturno.

Además, optimizar tu web para SEO local requiere utilizar palabras clave que contengan las ubicaciones en las que das servicio o llevas a cabo tu actividad comercial, así como crear las URLs que sean necesarias para hablar de cada una de tus sedes, sucursales o franquicias. También es altamente recomendable especificar las direcciones exactas y teléfonos de contacto de cada una de las ubicaciones.

19. Contenido EEAT

Lo que hasta hace poco se hacía llamar EAT (Expertise, Authoritativeness & trustworthiness), ha pasado a denominarse EEAT. La nueva E hace referencia, según las Search Rater Guidelines de Google, a la experiencia.

Estos cuatro conceptos (experiencia, conocimiento, autoridad y confianza) no son un factor de posicionamiento directo, pero sí un criterio de Google para valorar aquellas webs que tratan temas YMYL (Your Money, Your Life), en los que la calidad, la rigurosidad y la veracidad de la información juegan un papel fundamental para el lector.

Generar contenido que cumpla con los estándares y requisitos EEAT es clave en empresas o proyectos que trabajan con contenido sensible en ámbitos como las finanzas, la salud, la ciberseguridad o el cumplimiento de las leyes.

20. Perfil de construcción enlaces (linkbuilding)

La construcción de enlaces entrantes, más conocida como linkbuilding externo o SEO offpage es un factor que, si bien va perdiendo relevancia a medida que pasa el tiempo, sigue siendo muy importante, pues hay que tener en cuenta que venimos de una época en la que probablemente entraría en un TOP 3 de factores SEO.

EL SEO offpage se trabaja mediante la obtención de backlinks desde otros sitios web. Además de la cantidad de enlaces, Google valora sobre todo su calidad, la cual se mide por la autoridad y el tráfico de las webs que nos enlanzan, además de la afinidad temática con nuestra web.

Otros aspectos que influyen en la calidad de los enlaces son el anchor text (texto de anclaje), que es el texto visible del enlace; y la contextualización del mismo (el texto que envuelve a dicho enlace). En este sentido, contar con un perfil natural y variado de anchor texts y con enlaces bien contextualizados favorece la consideración positiva de los enlaces por parte de Google.

21. Contenido actualizado

Este punto hay que tomarlo con pinzas, ya que no siempre un contenido actualizado va a ser mejor que uno que no lo esté. Hay búsquedas atemporales en las que se puede posicionar contenido invariable o que apenas se actualice. Es lo que se conoce como contenido evergreen.

Por ejemplo, en búsquedas como «crítica de El Padrino», «fases del Imperio Romano» o «técnicas de fotografía antiguas», el contenido no tiene por qué actualizarse, ya que una vez escrito, siempre que se dé información de valor, siempre va a resolver la intención de búsqueda.

No obstante, el contenido actualizado o freshness es de gran importancia cuando la información está enfocada desde el punto de vista de la actualidad y, por tanto, está sujeta a las tendencias y novedades que se dan en el ámbito del que trata el contenido.

La fijación de Google es ofrecer a los usuarios los resultados que respondan de forma más satisfactoria a su intención de búsqueda. Por ello, si la búsqueda requiere de información de actualidad, es necesario que el contenido esté actualizado. Es el caso de contenidos o artículos que se basan en noticias, novedades legislativas, innovaciones del sector y tendencias de mercado, por ejemplo.

22. Optimización del Sitemap

Aunque no es un factor de posicionamiento como tal, es un elemento crucial para que los bots de Google sean capaces de rastrear la web correctamente y encontrar todos los contenidos. Crear un Sitemap XML que recopile todas las páginas que componen tu web es clave en webs de gran tamaño en cuanto a número de URLs o de imágenes.

23. URLs amigables

Otro elemento al que debemos atender es la escritura de las URLs. Cuando hablamos de una URL amigable nos referimos a que cumpla tres requisitos: contener la palabra clave objetivo del contenido, utilizar guiones para separar las palabras y ser lo más breve posible.

Es de esta forma como conseguirás una URL que sea fácil procesar para Google, y a la vez, fácil de leer para el usuario, lo cual es beneficioso para el posicionamiento.

24. Canonicals

En webs con muchas URLs o en las que, por la estructura de la información, coexisten URLs muy similares en contenido, es esencial utilizar las etiquetas canonicals. Estas permiten prevenir o corregir canibalizaciones entre contenidos duplicados.

Básicamente, son etiquetas que permiten asociar URLs con contenido repetido a una URL principal o esencial a la que llamamos canónica. De este modo, Google entiende que esa es la URL que debe posicionar y no las demás.

Este factor de posicionamiento es muy relevante en URLs dinámicas, muy habituales en los ecommerce y marketplace, en las que los filtros de precio y características generan una abundante cantidad de URLs derivadas. Gracias a la canonicalización de contenidos, podemos evitar que estas URLs se indexen y se pisen con la principal a efectos de posicionamiento.

25. Nombre y extensión del dominio

Otro factor SEO que es importante por todas sus implicaciones a posteriori es el nombre del dominio. Si tu proyecto aún no tiene una web o planeas realizar una migración, elegir un buen dominio es un paso que debe darse con cautela y con visión a largo plazo.

Mucho se ha hablado sobre si poner la palabra clave en el dominio, lo que se conoce como Exact Match Domain, influye o no en el posicionamiento. Y sobre todo, sobre si merece la pena, aun suponiendo que tenga un impacto positivo en el posicionamiento, teniendo en cuenta las desventajas.

Nuestra opinión es que el único caso en que es buena idea poner la palabra clave en el dominio es en webs de nicho dedicadas a monetización vía Google Adsense o Amazon Affiliates. En estos casos, el objetivo de la web es generar ventas derivando tráfico hacia otras empresas o marcas, por lo que tener un nombre de marca no es muy relevante.

En cambio, en cualquier otro tipo de negocio en el que lo que se comercializa sea fruto de la propia actividad de la empresa, lo más aconsejable es pensar en un nombre de marca original, fácil de recordar y que no esté ya cogido. Además, debes tener en cuenta que el dominio exacto de tu nombre de marca esté disponible.

En contraposición, es poco recomendable elegir nombres que ya utilizan otras empresas (aunque sean poco conocidas) o similares a otros nombres de marca existentes, ya que en ese caso Google puede tardar en posicionar tu web y reconocer y posicionar tu marca como una entidad propia.

Además del nombre, la extensión del dominio (.es, .com, .org…) también tiene una cierta influencia en el SEO, ya que determinadas extensiones generan mayor confianza según el sector y el ámbito geográfico, además de que afectan a la estrategia SEO general de la empresa en términos de delegaciones, sedes o ubicaciones.

26. Antigüedad del dominio

La antigüedad del dominio es también un elemento sujeto a discusión en el mundo del SEO. Según los diversos estudios existentes, el porcentaje de webs posicionadas entre los primeros puestos de Google que tienen una antigüedad inferior a 3 años es de tan solo el 1%.

En todo caso, más que la antigüedad, lo que debe examinarse es la trayectoria. De nada vale un dominio, por muy antiguo que sea, en el que nunca se ha trabajado el contenido ni ha sido relevante para Google en términos de tráfico o autoridad.

Con lo cual, los dominios antiguos suelen tener una ventaja a la hora posicionarse, pero esto se debe a todo los que se ha venido haciendo en el dominio desde hace años. El mero hecho de tener más años no implica nada por sí mismo.

27. Autoridad de la web

La autoridad de un sitio web es todavía un factor de gran peso en la clasificación ofrecida por los motores de búsqueda. Este concepto refleja la popularidad de una página, evaluada a través de métricas específicas que Google valora para mejorar el posicionamiento web.

Para comprenderlo mejor, la autoridad es una puntuación proporcionada por Google en la que se considera desde la calidad del contenido hasta el SEO off page (cantidad y calidad de los backlinks) y la interacción en redes sociales.

Aunque Google dejó de publicar esta puntuación hace algunos años, existen herramientas como Moz, Ahrefs o Semrush que ofrecen estimaciones cercanas para cuantificar la autoridad de los sitios web. Normalmente esta puntuación se expresa en una escala del 0 al 100.

Para mejorar la autoridad de la web es necesario combinar estrategias de SEO on page y off page que permitan aumentar la relevancia tanto del dominio en su conjunto como de las páginas por separado.

28. Uso óptimo del metatitle

Este factor está directamente relacionado con el factor CTR. El título del contenido que se muestra en los resultados de búsqueda influye directamente en la tasa de clics que obtiene la página. Cuanto más atractivo o sugerente, por lo general, más éxito tendrá en este sentido. Además, debe contener la palabra clave principal, preferiblemente al principio del título.

Sin embargo, si el metatitle ocupa un lugar independiente en nuestro ranking es porque el CTR es más amplio, ya que en él influyen también la metadescripción, los fragmentos enriquecidos, las imágenes destacadas o la ficha de Google Maps.

29. Archivo Robots.txt

Tener un archivo Robots.txt optimizado permite indicar a Google dónde encontrar la información relativa a tu web. Este archivo ofrece una gran utilidad para mejorar el SEO de una web, especialmente en lo que concierne a optimizar la dedicación del crawl budget (presupuesto de rastreo) para que Googlebot priorice el rastreo de las páginas que más te interesa indexar.

Un Robotx.txt mal configurado, por el contrario, puede ocasionar problemas de indexación o directamente que tu web no sea rastreable y, por tanto, no se posicione para ninguna keyword.

30. Configuración adecuada de la etiqueta Hreflang

Las etiquetas Hreflang constituyen un factor de posicionamiento SEO muy relevante para los proyectos internacionales en los que se el contenido debe estar en varios idiomas. Este tipo de proyectos requieren webs configuradas de manera especial para que Google entienda qué versión debe posicionar en cada país o territorio.

La inserción apropiada de las Hreflang permite a los robots identificar rápidamente y con precisión qué URL posicionar según la lengua y el lugar desde el que se realiza la búsqueda, lo cual es fundamental para posicionarse en lugares con distintos idiomas.

31. Social signals (señales sociales)

Como ya sabemos, la difusión de contenido a través de enlaces externos en sitios web de calidad es un factor crucial para el posicionamiento en los motores de búsqueda. Sin embargo, otro elemento similar y de igual importancia es cuando los usuarios comparten tu contenido en sus redes sociales.

Google afirma que las acciones en redes sociales no son un factor directo en el posicionamiento e insiste en que los enlaces desde plataformas como Facebook o Twitter no se valoran de la misma manera que los enlaces externos de sitios web de autoridad. Sin embargo, un estudio reciente sobre SEO que analizó más de 23 millones de acciones confirma la conexión entre la actividad en redes sociales y el ranking en los motores de búsqueda.

Es innegable que los sitios web que ocupan los primeros lugares en los resultados de búsqueda suelen tener una presencia activa en redes sociales. Esto se debe a que, cuantas más veces se comparta el contenido, es más probable que encuentre un público interesado y, por ende, se generen más enlaces hacia el mismo.

Por tanto, aunque de manera indirecta, la actividad en redes sociales influye en nuestro posicionamiento web. Es importante, entonces, mantener una estrategia activa en redes sociales para aumentar la visibilidad y la probabilidad de que nuestro contenido sea compartido y vinculado nuevamente.

Principales factores de posicionamiento SEO según un estudio de Semrush

Semrush, la suite de herramientas para mejorar la visibilidad online, también ha realizado investigaciones basadas en una gran cantida de datos que le han permitido arrojar luz sobre los principales factores de posicionamiento SEO.

Según su reciente estudio ‘Factores de posicionamiento 2024’, estos son los factores SEO más importantes que influyen en las posiciones de las web en los resultados de las SERP de Google:

  1. Relevancia de texto.
  2. Tráfico orgánico de la URL.
  3. Tráfico orgánico del dominio.
  4. Posiciones orgánicas de la URL en el top 20.
  5. Apariciones de dominios en las posiciones con estrellas.
  6. Puntuaciones con autoridad de dominio.
  7. Posiciones orgánicas del dominio en el top 20.
  8. Apariciones del dominio en imágenes.
  9. Apariciones de URL en las posiciones con estrellas.
  10. Puntuaciones de autoridad de la página.
  11. Número de IP de referidas (dominio).
  12. Número de dominio de referencia (dominio).
  13. Número de IP referidas (URL).
  14. Número de dominios de referencia (URL).
  15. Puntuación de calidad del contenido.
  16. Número de backlinks (dominio).
  17. Número de backlinks (URL).
  18. Apariciones del dominio en los fragmentos destacados.
  19. Apariciones de URL en imágenes.
  20. Edad del dominio.

Para establecer este listado de factores, Semrush analizó una muestra de 16.298 palabras clave en inglés, todas ellas con más de 100 búsquedas mensuales. Para cada una, se recopilaron y analizaron las 20 primeras posiciones de Google y su rendimiento en base a una serie de parámetros. En total, se estudiaron 300.000 posiciones, con la excepción de aquellas en las que aparecían Wikipedia o Youtube.

A su vez, el estudio dividió los factores SEO en tres tipologías: factores de contenido, de backlinks y de URL/dominio. Cada grupo de factores arrojó una serie de conclusiones que presentamos a continuación.

Factores de contenido

En primer lugar, el estudio concluyó que el contenido es lo que más pondera a la hora de posicionar un sitio web. La relevancia y la calidad del contenido tuvieron una mayor correlación con las posiciones obtenidas, lo cual demuestra una vez más que en el SEO lo más importante sigue siendo ofrecer un contenido útil, único, usable y ubicable que satisfaga las necesidades de los usuarios en función de las búsquedas realizadas.

Los 5 factores de contenido con mayor puntuación en el estudio fueron los siguientes:

  • Relevancia del texto (0.47).
  • Puntuaciones de calidad del contenido (0.17).
  • Cobertura de palabra clave (0.08).
  • Recuento de etiquetas alt de las imágenes (0.04).
  • Recuento de imágenes (0.03).

Factores de backlinks

La investigación de Semrush también confirmó que la autoridad de la web sigue siendo un factor que pesa mucho en el posicionamiento. Según los datos obtenidos, la puntuación de autoridad tanto del dominio como de la página analizada influyen en gran medida en el posicionamiento.

Y aunque la calidad de los backlinks y dominios de referencia y la afinidad temática es lo que más ayuda a construir esa autoridad, los datos relacionados con el número de enlaces también obtuvieron una alta puntuación como factor SEO.

Según el estudio, los factores de backlinks más relevantes son:

  • Puntuación de autoridad de dominio (0.21).
  • Puntuación de autoridad de la página (0.19).
  • Número de IP referidas (dominio) (0.18).
  • Número de dominios de referencia (dominio) (0.18).
  • Número de IP referidas (URL) (0.18).

Factores de URL y dominios

Los factores SEO relacionados con URL y dominios también se encuentran entre los que más contribuyen al posicionamiento. Aquí nos encontramos con una cierta paradoja, ya que el tráfico orgánico es a la vez una consecuencia del posicionamiento, pero también una causa.

Es por ello que, desde Semrush, recomiendan actualizar y mejorar las páginas que ya aparecen entre los primeros resultados, ya que pasar de la posición 2 a la 1, por ejemplo, implica en promedio un 50% más de tráfico orgánico.

En concreto, el top 5 de factores de posicionamiento SEO vinculados al dominio y la URL son:

  • Tráfico orgánico de la URL (0.33).
  • Tráfico orgánico del dominio (0.28).
  • Posiciones orgánicas de la URL en el top 20 (0.22).
  • Apariciones del dominio en reseñas (0.22).
  • Posiciones orgánicas del dominio en el top 20 (0.2).

¿Qué dicen los expertos sobre la evolución de los factores SEO?

Como ya sabrás, en el mundo del SEO hay opiniones para todos los gustos. Sin embargo, la mayoría de los especialistas SEO desmienten que las bases del SEO vayan a cambiar por completo.

Romuald Fons, una de las voces destacadas en el sector, desafía las percepciones comunes que sugieren la obsolescencia del SEO tal y como lo conocemos, argumentando que, a pesar de los cambios constantes en los algoritmos de Google y la irrupción de tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial, el SEO sigue siendo una herramienta esencial y altamente adaptable en lo que respecta al marketing digital.

En sus últimas intervenciones, Fons destaca cómo el SEO ha evolucionado a lo largo del tiempo para mantener su relevancia y eficacia, demostrando una notable resiliencia frente a los desafíos e innovaciones que se dan en internet. Fons menciona cómo el surgimiento de nuevas tecnologías, lejos de representar una amenaza mortal, ha llevado a Google a adaptarse y, en algunos aspectos, a mejorar su funcionamiento, como lo evidencia su aumento en la facturación y beneficios.

Entre las tendencias que sí pueden establecer variaciones importantes en los factores de posicionamiento, Fons menciona la Search Generative Experience (experiencia generativa de búsqueda), la cual introduce una nueva dinámica en la generación de resultados de búsqueda, destacando el papel emergente de la inteligencia artificial y los chatbots. Aunque esto puede generar cierta inestabilidad, también presenta oportunidades para adaptarse y capitalizar los nuevos espacios proporcionados por Google.

Fons enfatiza también la importancia de optimizar la calidad del contenido a través de la mejora de la EAT (Experiencia, Autoridad y Fiabilidad), así como la relevancia de estrategias como el SEO branding para fortalecer la presencia y confianza de la marca en línea. Además, se recalca la necesidad de diversificar el contenido y adaptarse a la evolución de las consultas de búsqueda, explorando términos de búsqueda más específicos y prolongados.

Aunque se introducirán nuevas tendencias, el especialista afirma que los principios fundamentales del SEO tradicional siguen siendo válidos y efectivos. Lo que sí resalta el experto es la necesidad de combinar estos principios con las nuevas estrategias, especialmente en el contexto de la inteligencia artificial, para mantener una ventaja competitiva y prepararse para el futuro.

En última instancia, Fons hace hincapié en la importancia de aprovechar las capacidades humanas para crear contenido valioso, construir branding y conseguir autoridad, ya que la inteligencia artificial aún no puede replicar completamente estas habilidades.

Esta idea se resume en el concepto de «haz lo que la IA no puede hacer», que impulsa la evolución hacia lo que Fons denomina como SGO (Search Generated Optimization), una combinación entre la capacidad humana y las nuevas tendencias tecnológicas del marketing digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice
Scroll al inicio